Sonajero artesanal de mimbre

Nuevo producto

Descubrí este sonajero de un artesano de Santander y fue el primer juguete con el que mi lenteja realmente jugó.

  • Ligero y con mango fino muy fácil de asir por los bebés
  • Hecho de mimbre, un material blando que no duele si se golpean
  • Material natural que les encanta tocar y morder
  • Producto artesano, sencillo, bonito y único.

Podéis conocer más en este post del blog de dommuss.

Más detalles

14,55 € impuestos inc.

Más

  • Tiene un mango mucho más finito que la mayoría de los sonajeros que venden que normalmente son de medio peluche y son bastante más gordos. Al tener el mango tan finito, lo pueden agarrar desde muy pequeños.
  • También es genial que sea tan ligero. Al ser de mimbre, pesa muy poquito, por lo que también son capaces de mantenerlo aunque todavía no tengan mucha fuerza.
  • La otra ventaja del mimbre es que no es un material duro. Así que aunque al principio no controlen bien sus movimientos y se den algún golpecito, no les dolerá. Pero en cambio si que es resistente: soportan las caídas e impactos, además de la exposición al agua, a la saliva o a la luz del sol.
  • Y aunque no os lo creáis, el mimbre tiene otra ventaja más, y es que al estar entrelazado crea una textura que les gusta a los niños para tocarla e incluso morderla. La lenteja lo ha usado bastante de mordedor y al ser un producto natural, no hay problema en que lo chupe.
  • Otra cosa que me encanta, es que suena bastante pero con un sonido de cascabel muy bonito. A lo que me refiero es que no hay que sacudirlo mucho para que suene, con un ligero movimiento ya empieza a sonar y eso motiva más a los bebés que en seguida, pueden darse cuenta de lo que consiguen. Su sonido es hermoso e invita al movimiento. 
  • Y por último, me encanta que sea un producto artesano, tan sencillo, tan bonito y tan único.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Sonajero artesanal de mimbre

Sonajero artesanal de mimbre

Descubrí este sonajero de un artesano de Santander y fue el primer juguete con el que mi lenteja realmente jugó.

  • Ligero y con mango fino muy fácil de asir por los bebés
  • Hecho de mimbre, un material blando que no duele si se golpean
  • Material natural que les encanta tocar y morder
  • Producto artesano, sencillo, bonito y único.

Podéis conocer más en este post del blog de dommuss.